¿Que es la antropometria?

 A menudo nos preguntamos si el peso que tenemos es el adecuado, ya que muchas veces las tablas que nos indican cuál debería ser nuestro peso según nuestra talla no son muy acertadas. Existen métodos con base científica comprobada que de una manera bastante rápida nos brindan una enorme información sobre nuestra constitución corporal.

Uno de estos métodos, fracciona al cuerpo en 5 componentes: el músculo, el tejido adiposo (comunmente conocido como grasa), los huesos, las vísceras y la piel. Una antropometría es una buena manera de conocer cuál debería ser tu peso.

Con este estudio de composición corporal obtendremos información sobre la cantidad de cada una de estas masas y la proporción entre ellas, entre otros datos.

Esta evaluación se realiza tomando diferentes mediciones que consisten en diámetros y longitudes óseas, pliegues cutáneos, para conocer la cantidad y localización de la adiposidad; y perímetros musculares para conocer la masa muscular. Para que se lleve a cabo con la mayor exactitud y precisión se debe realizar bajo un protocolo de medición, en este caso, establecido por la Sociedad Internacional de Avances en Cineantropometría (ISAK).

¿Qué beneficios brinda una antropometría?

Si comparamos dos personas que tienen el mismo peso al subir a una balanza, lo más seguro es que la composición corporal de ambas sea muy diferente. Tal vez una de ellas tiene mayor masa adiposa y la otra mayor cantidad de masa muscular, sin embargo esto no puede determinarlo la balanza. La antropometría nos brinda la posibilidad de saber cómo está constituido nuestro peso, ya que lo más importante no es el peso, sino cómo está conformado.

La morfología corporal está relacionada principalmente con nuestra genética, pero hay factores externos que pueden modificarla, tales como la alimentación y la actividad física.

La práctica regular de actividad física favorece la optimización de la masa muscular, además de favorecer el descenso del tejido adiposo. Otros beneficios del ejercicio son: mejorar la capacidad cardiorrespiratoria y el estado físico, aumentar el gasto energético, fortalecer los huesos y mejorar la postura.

Si a la actividad física le sumamos hábitos alimentarios sanos, podremos alcanzar una mejor calidad de vida, además de potenciar los resultados. Una alimentación saludable consiste en consumir alimentos en adecuada variedad y proporción, aportando todos los nutrientes que el cuerpo necesita, además de distribuirlos correctamente a lo largo del día.

¿Cómo podemos optimizar la composición corporal?

Una vez que conocemos cómo está compuesto nuestro peso, se pueden evaluar las modificaciones que van sucediendo a lo largo del tiempo.

Conociendo nuestra composición corporal, se puede modificar la alimentación y la actividad física de tal forma de lograr el objetivo planteado, y ver si lo que nos proponemos es realmente viable.

Entonces, si conocemos la composición de nuestro cuerpo, se puede realizar una planificación absolutamente personalizada de la alimentación y del tipo, duración e intensidad del ejercicio para obtener los mejores resultados.

Artículos relacionados:

Grupo de Nutrición Deportiva

Escrito (o recomendado) por:

Sitio web

Esta entrada fue publicada en Nutrición, Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>